Mágicamente vos

10/4/14


Entonces callo, medito y miro hacia atrás. Él camina de la mano con alguien más. No me molesta, no me perturba. Ella me agrada pero él para mí es un “no sé qué”. Él es magia. 

Nuestros caminos no se cruzan pero tampoco se separan… él lo sabe. Su mano puede estar junto a la de ella, pero nuestro universo es otro. Quizás nunca sea él a quien vea al despertar de un nuevo  día, quizás no sean sus labios los que bese por última vez, quizás no son sus caricias las que recorrerán mi espalda al anochecer… quien sabe… pero ahora él es mágico… y sé que en su vida no soy una más. 

Estamos destinados a estar enamorados imposiblemente. Nuestro futuro no es incierto, él siempre será parte de mí. Lo extraño… y mucho que lo extraño. Su sonrisa, sus ojos grandes, sus rectas pestañas pero sobretodo su mirada cuando le hablo… cuando nos hablamos de las cosas que quizás no viviremos juntos. 

Callo de nuevo y miro hacia adelante. Él siempre va a estar ahí. Él es magia, y esto es mágico. De alguna manera siempre estaremos juntos. Y eso me encanta.
 
                                                                                                                                                   Para E.P.

1 comentarios:

Enrique Peñate dijo...

De alguna manera, tenés razón.