La quiero, a ella...

18/6/16


- Hey man...

- Dime bro?
- Y esa chera de la foto quién es?

- Es ella… 

- Ella?

- Si ella. Ahí donde la ves caminar en la playa rumbo al atardecer, dejando huella en la arena, así ha dejado su huella en la vida de los que la hemos conocido…

- Es bonita? Esta buena?

- Dirán algunos que no pero es bella, pero la belleza de ella no es para todos. Ella no es como ese vino que cualquiera puede comprar en el súper. Su belleza no es esa belleza comercial. Es una mujer real, esa mujer que estará a tu lado, no para adornarte en una foto, mucho menos para decirte lo que quieras escuchar, ella te dirá lo que piensa, ella te hará saber lo que siente y si tienes la suerte, te amara.

- Y esta buena entonces? 

- Mira la foto. No es flaca, ella es una mujer que sabe que la vida es más divertida comiendo KFC que lechuga, pero le he visto un par de piernas hermosas, blancas como la espuma del mar, sus cabellos dorados como la luz del sol en un atardecer, sus manos delicadas como una reina, sus ojos que te atacan con esa seguridad que tiene y unos labios bro… labios que una vez probé y luego repetí, esa mujer me encanta…

 -Dime algo de ella…

- Que te diga algo de ella? 

- Si, dime como es la chica de la foto? 

- Ella es suficientemente valiente para decir que tiene miedo pero a pesar del miedo siempre actúa, es una mujer que no disimula ni esconde lo inteligente que es… Es abrazable, adorable, querible y comible vaya que lo es. No es una mujer que se maquille mucho, es porque es muy honesta y segura de sí misma, las que se maquillan mucho envejecen más rápido, ella siempre va a preferir a Mafalda que a Barbie… Es una mujer que le gusta la música, no será la misma que yo, pero la música nos une mucho cuando nos dispersamos, es una mujer que cocina, que lava y si no quiere lavar compra lavadora, es una mujer que se preocupa más por los ceros de sus pagos que de los míos, prefiere a alguien que la haga reír a tener alguien que pague sus cosas, es una mujer que si necesita decirte algo no anda con rodeos y te dice lo que necesita decir, le gusta hablar, habla mucho de sus cosas, de sus sueños, sus ideas, sus pecados, es una mujer que escucha que no solo asiente sin tener idea de lo que dices, ella pone atención y te entiende y si no se burla de lo estúpido que puedas sonar, es una mujer que lee, no que dice que lo hace como muchas, escribe y no solo te escribe esas notitas románticas sino que te escribe y te hace leerla, a veces puede ser maravilloso pero a veces sus letras ponen a prueba tu inteligencia, es una mujer que ama bailar, dicen que el baile es la expresión vertical de un deseo horizontal, es una mujer que tiene una vida, sus propios sueños, ella no te asfixiara, es una mujer que sabe que el amor debe ser libre… así es ella más o menos… 

 -Entonces es un monstruo de mujer, es tu chica? 

- No mi hermano ella no es nada de nadie, ella es como el viento… libre, a veces una leve brisa, como esa que hace bailar su vestido en la foto, pero puede ser un tornado… 

 -Parece que la quieres mucho…

- No… yo la amo, es mi Aleph… pero esa, mi amigo, es otra historia…


5 comentarios:

Ghâshgûl dijo...


Estimada Ketzer, ¿qué fulgor ha caído del espacio donde nos hemos atrevido a aparecer al mismo tiempo y en el mismo dominio?
Respetuosas letras te saludan, inusitadas, porque la tierra ya había dado algunas vueltas antes de releerte.

Ketzer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ketzer dijo...

Ghâshgûl, mi estimado. Ni coincidencia ni destino que luego de tantas noches y horas volvamos a las letras en el mismo día. Qué grata sorpresa, te mando un abrazo enorme.

Ghâshgûl dijo...

En alguna profundidad del alma me cosquillea saber que en esta misma tierra camina ella. O vuela. Hay letras que son nubes. Nubes que podrían ser tornados. Por ahora gozo de sus lluvias, si me lo permite. Si me lo permitís vos.

Ketzer dijo...

Sólo leerte y me vuelve aquella magia de esperarte de tanto en tanto a que aparezcas así sin más nada que tus palabras tan sutiles y sinceras. Qué andes por acá me alegra la vida, pequeños lapsos de razón.