"Si la amas, no la destruyas"

29/7/17
"Sé que la amas, si no lo hicieras, no estarías con ella. Pero se que eres humano y tienes emociones variables, es probable que la ames de formas incorrectas.
Una relación feliz y saludable puede transformarse en una destructiva si no la tratas como merece ser tratada.
Sin embargo, espero que trates de amarla adecuadamente. Espero que seas consciente de tu amor por ella. Espero que sepas que esa consciencia es lo que mantendrá fuerte tú relación.
Quiero que recuerdes como lucía la primera vez que la viste. Ella era todo lo que habías deseado. Pero en su belleza, su naturaleza, su sentido del humor o su independencia, hay algo en ella que no has encontrado en nadie más.
Lo que más te sorprendió fue su entereza.
Si la amas, mantenla de esa forma: Manten su belleza, su bravura; mantenla completa.
Aunque ella es artífice de su propio destino, deseo que entiendas que juegas un papel muy importante en su vida. Cómo la tratas determina cómo se ve a sí misma, puedes hacerla brillar o hacer que se pierda. Ella es una estatua en tus manos y sólo espera ser tratada con cuidado.
Si la amas, no la destruyas.
Ella ha sido destruida con anterioridad, otra destrucción no es lo que está buscando. Si ella está contigo, debes saber que ha vencido sus miedos e inseguridades para estar contigo; ha superado su pasado y ha decidido darle otra oportunidad al amor, te ha entregado su corazón.
No la dejes caer.
La destruyes en el momento que piensas conocerla. No es un libro que terminarás tarde o temprano. Ella es algo aún por descubrir, así que vive cada día como si fuera la primera vez que la ves.
Debes estar siempre presente. Nada la destruiría más que tu ausencia emocional. Puedes sentarte junto a ella todo el día y aún así no estar ahí, o puedes estar muy lejos y completamente ahí a la vez.
Estimula sus pensamientos, sus emociones, su ser. Navega en su alma como si lo hicieras en el inmenso océano.
La destruirás si ella alguna vez siente que la necesitas más que la quieres. Destruirás cada centímetro de su ser si sólo la amas cuando la soledad te inunda. Porque ella busca tu amor en todo momento, no sólo cuando tus inseguridades y miedos te ataquen.
Se que tus propios sufrimientos pueden haberte destruido, pero no la ames sólo para que lleve toda tú carga emocional. No la ames si solo la quieres para que te arregle, debes saber que ella lo hará sin que te des cuenta.
Su amor y existencia sanarán cada parte de ti. Pero si estás con ella sólo para llenar el vacío de tu propia alma ella se dará cuenta, y la destruirás.
Y recuerda, ella tampoco desea ser reparada. Quizá se abrió contigo y te contó del dolor de su pasado; quizá sabes el número exacto de piezas en que alguna vez se rompió, pero ella no te lo dijo para que la armaras de nuevo, sólo lo hizo para que sepas que fue capaz de soportarlo y cómo eso la llevó a ser quien es hoy.
Quiere que sepas que la forma en que la trates, con amor, entendimiento y paciencia, es lo que importa.
No la trates como si estuviera rota, está completa con todas sus piezas, aún cuando esté llena de cicatrices y marcas, abrázalas con ella, no le agregues más. Haz que vea el porqué de haber pasado por relaciones destructivas, haz que vea que ya pasó lo “peor” y de esa forma apreciará lo “mejor” que eres tú.
Si la amas, hazlo con todos sus defectos e inseguridades; es tan imperfecta como tú y solo espera compartir esa imperfección contigo. Ella quiere desnudar su alma frente a ti y ser ella misma.
Ella quiere ser la misma frente a ti que frente a su espejo, loca, salvaje y libre. Sino estás listo para aceptar quién es, la destruirás.
Si la amas, hazla más fuerte, que ella hará lo mismo contigo. Cualquier esfuerzo que tú hagas, ella lo hará al doble.
Si tú le muestras la luna, ella te mostrará la galaxia entera.
Si la llevas a un lago, ella te presentará el océano.
Si la tratas bien, ella te amará aún más.
Si la amas bien, nunca te olvidará."



Fuente: 
DIYHours

La espera

17/10/16
Es increíble cómo la vida va cambiando. Todo sigue su ritmo, todo evoluciona. Sentimientos se secan y otros se quedan.

Es cómo volver al lugar donde se sentaron juntos por última vez. Esta ocasión es por una cita casual con uno de tus amigos cercanos pero aún así te das cuenta que hay ciclos inconclusos. Tu cuerpo comienza a temblar, tus manos sudan, tu corazón palpita cada vez más y más rápido. La espera te desequilibra y no por el motivo de estar ahí por una cita casual. No.

Buscas con la mirada la esquina donde siempre asomaba su ser, mientras tu lo esperabas ahí sentada en el último lugar donde se sentaron juntos por última vez. Tú sabes que las cosas han cambiado. La última vez que sentiste estás ansias, eran acompañadas por mariposas en el estómago. Ahora sólo son éstas ansias y tus deseos de «verlo casualmente» sin que te vea. Esas ganas de cerrar el capítulo de su presencia en tu vida.

A más de un año sin verlo, el estar sentada en ese lugar de angustias es tu último paso para enterrar los recuerdos, en su mayoría nada buenos. Tú sabes que es algo que tienes que enfrentar y por eso te quedas. Ciertamente tu persona más cercana te lo ha dicho: «¿Por qué te privas de los lugares a los que te gustan ir sólo por la posibilidad de que podrías verlo?». Esas palabras hacen eco en tu cabeza porque sabes que son verdad. Es tiempo de sanar. Es tiempo de seguir, de evolucionar.

Y entonces... fijas tu mirada a esa esquina donde sabes que su ser siempre asoma. La adrenalina te hace pensar en todas las cosas que harías si él también te ve a ti: ¿Lo ignoro? Si me saluda, ¿lo saludo? Y pues claro. Tu madre siempre te ha enseñado a ser respetuosa. Esa misma mujer que cuando te vio llorar por todo lo que él te hizo, te dijo: «Sí un día lo llego a ver lo voy a mandar a la mierda por cobarde.» Tú sabes que ella sólo quería protegerte y sabes, que de verlo, probablemente lo haría. Sin embargo tu estas sola ahí sentada viendo a la esquina y su ser no asoma. Te compras un café y de sorbito en sorbito, la adrenalina va bajando.

Tú entiendes las posibilidades que existen de verlo o no, y estás consciente que te consideras lista para enfrentar el momento de verlo. Tú persona más cercana lo ha visto y te reprocha constantemente: «¿Qué diablos le viste?» Quieras o no tu mente quiere saber por que lo dice, pero no le preguntas, por que consideras que no te importa en sí, saber de él. Y así es. Tú no quieres saber de su vida, no te importa, sólo quieres cerrar ese ciclo de su presencia en tu vida. La gente no te entiende cuando lo explicas, y eso no te quita el sueño, no te importa ser entendida, suficiente con que tú sepas lo que necesitas para sanarte, aunque los demás no lo vean de esta manera.

Han pasado 26 minutos de espera y realmente a este punto, la adrenalina es casi imperceptible. Son casi las 3:00 pm y tu cita esta por llegar.

Es difícil cuando hay cosas que sólo tu sientes entender. El tiempo no siempre cura. La realidad es que tener la ventaja de no tener que verlo seguido, te da la sensación de que todo quedo en el olvido. Eso es lo que la gente dice y cree. Pero tu no te la crees. Tu si lo entiendes.

Tu café se acabó justo a tiempo cuando tu cita llegó. Es tan satisfactorio volverte a encontrar a viejos amigos. Le cuentas tu vida y él la suya. Cuántas cosas pasan en un año, y tú piensas cuánta razón tiene. La adrenalina se fue, tus manos ya no tiemblan. Han pasado las horas y ni siquiera has recordado volver a ver a la esquina en cuestión. Éstas ahí con alguien a quien quieres, hablando de la vida, la gente, las cosas ridículas y las no tan ridículas. Ríes y te sientes feliz, tranquila y en paz.

Tu cita acabó y el abrazo de despedida te une los pedacitos de tu alma. Te marchas y hasta entonces te das cuenta que su ser no asomó. Tus ansias se fueron y te sientes tan bien. Entre un juego entre la razón y el capricho siempre hay un sólo ganador y ahora lo sabes. No lo viste, nunca asomó pero no te importa ya. La vida es buena.

La quiero, a ella...

18/6/16


- Hey man...

- Dime bro?
- Y esa chera de la foto quién es?

- Es ella… 

- Ella?

- Si ella. Ahí donde la ves caminar en la playa rumbo al atardecer, dejando huella en la arena, así ha dejado su huella en la vida de los que la hemos conocido…

- Es bonita? Esta buena?

- Dirán algunos que no pero es bella, pero la belleza de ella no es para todos. Ella no es como ese vino que cualquiera puede comprar en el súper. Su belleza no es esa belleza comercial. Es una mujer real, esa mujer que estará a tu lado, no para adornarte en una foto, mucho menos para decirte lo que quieras escuchar, ella te dirá lo que piensa, ella te hará saber lo que siente y si tienes la suerte, te amara.

- Y esta buena entonces? 

- Mira la foto. No es flaca, ella es una mujer que sabe que la vida es más divertida comiendo KFC que lechuga, pero le he visto un par de piernas hermosas, blancas como la espuma del mar, sus cabellos dorados como la luz del sol en un atardecer, sus manos delicadas como una reina, sus ojos que te atacan con esa seguridad que tiene y unos labios bro… labios que una vez probé y luego repetí, esa mujer me encanta…

 -Dime algo de ella…

- Que te diga algo de ella? 

- Si, dime como es la chica de la foto? 

- Ella es suficientemente valiente para decir que tiene miedo pero a pesar del miedo siempre actúa, es una mujer que no disimula ni esconde lo inteligente que es… Es abrazable, adorable, querible y comible vaya que lo es. No es una mujer que se maquille mucho, es porque es muy honesta y segura de sí misma, las que se maquillan mucho envejecen más rápido, ella siempre va a preferir a Mafalda que a Barbie… Es una mujer que le gusta la música, no será la misma que yo, pero la música nos une mucho cuando nos dispersamos, es una mujer que cocina, que lava y si no quiere lavar compra lavadora, es una mujer que se preocupa más por los ceros de sus pagos que de los míos, prefiere a alguien que la haga reír a tener alguien que pague sus cosas, es una mujer que si necesita decirte algo no anda con rodeos y te dice lo que necesita decir, le gusta hablar, habla mucho de sus cosas, de sus sueños, sus ideas, sus pecados, es una mujer que escucha que no solo asiente sin tener idea de lo que dices, ella pone atención y te entiende y si no se burla de lo estúpido que puedas sonar, es una mujer que lee, no que dice que lo hace como muchas, escribe y no solo te escribe esas notitas románticas sino que te escribe y te hace leerla, a veces puede ser maravilloso pero a veces sus letras ponen a prueba tu inteligencia, es una mujer que ama bailar, dicen que el baile es la expresión vertical de un deseo horizontal, es una mujer que tiene una vida, sus propios sueños, ella no te asfixiara, es una mujer que sabe que el amor debe ser libre… así es ella más o menos… 

 -Entonces es un monstruo de mujer, es tu chica? 

- No mi hermano ella no es nada de nadie, ella es como el viento… libre, a veces una leve brisa, como esa que hace bailar su vestido en la foto, pero puede ser un tornado… 

 -Parece que la quieres mucho…

- No… yo la amo, es mi Aleph… pero esa, mi amigo, es otra historia…


Mágicamente vos

10/4/14


Entonces callo, medito y miro hacia atrás. Él camina de la mano con alguien más. No me molesta, no me perturba. Ella me agrada pero él para mí es un “no sé qué”. Él es magia. 

Nuestros caminos no se cruzan pero tampoco se separan… él lo sabe. Su mano puede estar junto a la de ella, pero nuestro universo es otro. Quizás nunca sea él a quien vea al despertar de un nuevo  día, quizás no sean sus labios los que bese por última vez, quizás no son sus caricias las que recorrerán mi espalda al anochecer… quien sabe… pero ahora él es mágico… y sé que en su vida no soy una más. 

Estamos destinados a estar enamorados imposiblemente. Nuestro futuro no es incierto, él siempre será parte de mí. Lo extraño… y mucho que lo extraño. Su sonrisa, sus ojos grandes, sus rectas pestañas pero sobretodo su mirada cuando le hablo… cuando nos hablamos de las cosas que quizás no viviremos juntos. 

Callo de nuevo y miro hacia adelante. Él siempre va a estar ahí. Él es magia, y esto es mágico. De alguna manera siempre estaremos juntos. Y eso me encanta.
 
                                                                                                                                                   Para E.P.

Futuro causal

4/8/13



Un cuarto vacio lleno de calor, sin sonido alguno alrededor, las miradas entrecruzadas dicen más que mil poemas de amor. Las imágenes de los fugaces besos carecen de color... Y sin embargo, todo es cálido dentro de la vorágine en que nos perdemos. 

La timidez es ya solo un recuerdo. Sentir la emoción de lo cuasi prohibido, hace latir más fuerte el pecho... 

Tus labios rozando los míos, mis manos recorriendo lentamente tu espalda... Pequeños trozos de paraísos perdidos y encontrados, emergen alrededor para llevarnos a un lugar distinto.

 ¿Sientes esto que yo siento?... Te mueves en mí contestando mis dudas. Somos uno solo compartiendo más que sentimientos. 

Tu voz rompe el silencio... Temerosa, mi voz devuelve la calma:
- Nunca he tenido corazones de sangre en mi cara.

"Futuro causal" visto por él 

Dicotomía incruenta

30/6/13
(Oliverio Girondo)

Siempre llega mi mano
más tarde que otra mano que se mezcla a la mía
y forman una mano.

Cuando voy a sentarme
advierto que mi cuerpo
se sienta en otro cuerpo que acaba de sentarse
adonde yo me siento.

Y en el preciso instante
de entrar en una casa,
descubro que ya estaba
antes de haber llegado.

Por eso es muy posible que no asista a mi entierro,
y que mientras me rieguen de lugares comunes,
ya me encuentre en la tumba,
vestido de esqueleto,
bostezando los tópicos y los llantos fingidos.

Mezcolanzas y hongos mágicos sin final feliz

22/6/13


No es lo mismo escribirlo a decírtelo de frente… pero es que no sé qué tan fácil es hablar con vos de estas cosas… o bueno, si lo sé y por eso mejor te escribo, es decir en tu nombre, pues no es una carta dirigida a vos y no es porque no quiera que sepas esto, si quiero pero como ya expliqué, no es fácil hablar con vos de estas cosas, pero si es en un escrito no es hablar, lo sé, pero también hablamos con las palabras y no quiero que me escuches mientras me lees  y no es porque no quiera que me escuches, sí quiero pero como ya dije, no es fácil hablar con vos de estas cosas y si te veo a los ojos, da lo mismo, porque también hablamos con la mirada y no es que no quiera que me escuches mientras te veo, si quiero pero como ya dije, no es fácil hablar con vos de estas cosas… Y después de tanto y tanto y tanto decir, aun me preguntas de qué cosas no es fácil hablar con vos y veo que aun no has entendido… ¡Y así decís que yo soy la rara! Pues creo que he dejado bien en claro que esta es mi manera de decírtelo, más que decírtelo de frente, más que decírtelo con miradas, más que con palabras o en cartas que no lo son, más que con indirectas directas! … Y es que yo siento por vos…